lunes, 27 de febrero de 2012

QUIERO ESE TRABAJO: LA ENTREVISTA PERSONAL. Parte II.

Una vez enviado nuestro Curriculum Vitae -pincha aquí- y escogida nuestra   vestimenta -pincha aquí-, nos vamos camino de nuestra entrevista de trabajo     cargados de optimismo. Ha llegado el momento de actuar; pero, ¿qué haremos al llegar allí? ¿Cómo saludaremos, nos sentaremos, expresaremos...? ¡Vamos a salir airosos!




¿Miedo escénico?
Primera impresión. Como ya señalábamos la semana pasada, la primera impresión es la que cuenta. Por eso no puedes permitirte padecer miedo escénico sino estar seguro/a de tu valía para el puesto y dar lo mejor de ti. De entrada: tu mirada, tu sonrisa y tu saludo cordial. Tu mirada ha de ser directa a los ojos de tu entrevistador, clara y sonriente; nunca pavorosa ni desafiante. Si es una mirada indirecta, pueden pensar que mientes u pocultas algo. Una cosa es sentirse seguro y otra estar por encima del bien y del mal. Tu sonrisa debe reflejarse en tu rostro desde el primer instante y será, amable y sincera; ni una mueca de boca torcida ni tan excesiva que apabulle a tu interlocutor.
Saludo incorrecto
Saludo correcto
El saludo más adecuado y profesional en Europa y América es el de estrechar la mano. Hay otros países, como los orientales, que tienen costumbres diferentes. Desde luego no es en absoluto correcto darse dos besos, porque ni sois amigos ni estáis en un entorno de ocio. Hay algunos entrevistadores que lo hacen para romper el hielo; si es así, obvia decir que corresponderás a su saludo de la misma manera, aunque no sea el adecuado. En cualquier caso, esperarás siempre a que sea la persona que te recibe quien te ofrezca su saludo. Ahora bien, en el caso de la mano, ¿cómo la daremos? La mano no se coloca ni debajo ni sobre la de la persona saludada sino que se estrecha de manera que cada una quede a un lado del conjunto. Si la ofrecemos desde arriba producimos sensación de altivez y se hace por debajo sumisión. No se aprieta demasiado, porque podríamos parecer prepotentes, ni tampoco se se deja floja, pues ofreceríamos impresión de timidez, falta de seguridad, desdén y/o escrúpulos. En Europa y Estados Unidos este modo de dar la mano es el adecuado en un contexto profesional. En otros países latinoamericanos, como El Salvador, la mano apenas se estrecha, se roza
Manos bien estrechadas / manos mal estrechadas
meramente. La manera de dar la mano va muy acorde con la propia personalidad y con la forma de ser de los ciudadanos de cada país. La persona que mantiene la mano más cerca de su propio cuerpo es la que tiene autoridad, mientras que ha de alejarla más del suyo ostenta menor rango. Para tener ejemplos más gráficos sobre esta cuestión puedes pinchar aquí.  En una entrevista de trabajo lo lógico será que el entrevistador mantenga la mano cercana a sí mismo. La mano se da de frente y sin ningún obstáculo entre las dos personas como, por ejemplo, un mueble. Hay personas que dan la mano con una mesa por delante. Es una falta de consideración hacia la persona que llega. Para recibir hay que levantarse de la mesa y salir al encuentro del visitante, mirándole a los ojos, sonriendo y ofreciéndole la mano de manera franca.

Entrevista = diálogo interpersonal
Lenguaje verbal. La iniciativa de la palabra la tiene nuestro entrevistador. Hay que recordar que vamos a mantener un diálogo con una persona y no a responder con monosílabos, cual máquinas programadas. Si nuestro entrevistador no es capaz de crear un clima de cordialidad, trataremos de hacerlo nosotros con nuestros medios sin quitarle la batuta al otro. Lo ideal es que se establezca una conversación entre ambos y no respondas con monosílabos.  Si te preguntan, por ejemplo, si te gustaba tu anterior empleo, no respondas simplemente "sí" o "no" sino que habrás de explicar, sin necesidad de ser interrogado, qué te agradaba más y qué menos y por qué. Tu discurso ha de ser coherente y ordenado. No saltes de un asunto a otro de repente si no lo hace quien tienes enfrente. Puedes resultar caótico. Quizá haya trabajos de tipo creativo en los que esta manera de ser no importe, pero en general se prefiere una cabeza bien organizada. Aunque quien nos entreviste haga lujo de su mala educación tuteándonos, nosotros siempre mantendremos el "usted", a no ser que se no indique explícitamente lo contrario. Procura no utilizar muletillas del tipo "Eeeeeeeee", "pues", "bueno"... cada vez que inicies una frase. El lenguaje ha de ser apropiado, nunca coloquial ni mucho menos con tacos o expresiones vulgares intercaladas. Recuerda que los silencios y las pausas también forman parte del lenguaje. No pretendas hablar de más, pues corres el peligro de dar más información de la necesaria y de parecer atolondrado. Si no estás muy seguro/a de tu oratoria haz pruebas grabándote, escúchate y procura corregir tus fallos.


Mal colocados / bien colocado

Lenguaje no verbal. Constituye todo aquello que transmitimos con la vestimenta, el cuerpo, los gestos sin mediar o acompañando a la palabra. Vigila tu manera de sentarte: No debes repantingarte en la silla, que parezca que estás en el sofá de tu casa o seas un "pachorra", ni con la espalda despegada totalmente de la silla, que aparente que estás en tensión, ni con la frente apoyada en las manos, que asemeje lo mismo o cansancio. La postura correcta, además de sana, es con la espalda apoyada en línea recta en el asiento, la cabeza erguida y el gesto natural.
Jacqeline Kennedy perfectamente sentada
Si eres mujer las posturas más adecuadas son; con una pierna cruzada sobre la otra o con ambas juntas en ángulo recto respecto del resto del cuerpo o levemente inclinadas, quizá con un pie tras el tobillo contrario, pero sin separar las piernas jamás. Si optas por cruzar la pierna, habrás de tener cuidado con la largura de tu falda -nunca más de 5 ó 6 cm sobre tu rodilla-. Si eres varón, no debes sentarte con las piernas demasiado abiertas ni apoyar nunca un tobillo sobre la rodilla de la pierna contraria. Lo más apropiado es que cruces la pierna o que las mantengas juntas -no tanto como una mujer- de manera natural. Si decides cruzar la pierna, ten cuidado con la largura de tus calcetines, que no sean muy cortos y asome el horrendo espectáculo de pantalón-pierna-calcetín.
Excesiva cercanía ante una mesa /
Correcta ante una mesa / Perfecta ante una mesa
La mesa del entrevistador es su territorio, no se lo invadas: No apoyes las manos ni mucho menos los brazos y los codos en la mesa. La colocación ideal de tus brazos es sobre los de la butaca o silla, en caso de que los tenga, si no, con naturalidad sobre tus piernas moviéndolos lo suficiente para acompañar a tus palabras. Trata de que tus manos siempre estén a la vista. Si has de tomar algún apunte, entonces pedirás permiso para utilizar la mesa y si el ambiente es distendido puedes apoyar ligeramente y de vez en cuando las manos sobre el escritorio.
Gestos de las manos
Los gestos han de ir acordes con tus explicaciones. Sirven para refirmar o enfatizar tu discurso, no para substituirlo. Si, por ejemplo, algo era muy grande dilo, no te quedes con un triste "así" y expandas los brazos todo cuanto puedas. Te sugiero ser comedido/a en tus gestos. No te atuses el pelo, te rasques o te muevas en exceso. Un léxico rico, una sintaxis correcta y unos gestos prudentes te ayudarán a superar la prueba.


LO QUE NUNCA DEBES HACER


SI ERES EL ENTREVISTADO

1. Acudir a la entrevista sin haberte informado previamente sobre la empresa.
2. Llevar la iniciativa en el saludo y la conversación.
3. Tener ocupada la mano derecha con el bolso, papeles... a la hora de saludar y despedirse.
4. Poner mala cara ante la descripción de las funciones, los horarios y/o suledo del puesto.
5. Tomarte demasiadas familiaridades con el entrevistador: tuteo, cercanía física...

SI ERES EL ENTREVISTADOR

1. No leerte el  Curriculum Vitae del entrevistado previamente.
2. Permanecer sentado o tras la mesa al entrar la persona a entrevistar.
3. Tener ocupada la mano derecha a la hora de saludar y despedirte.
4. Escrutar a la otra persona y pretender que te cuente su vida profesional sin haberle informado previamente de a qué tipo de puesto aspira.
5. Tomarte demasiadas familiaridades con el entrevistado; tuteo, cercanía
física...

Mucha suerte en tu entrevista y... ¡a disfrutar!

35 comentarios:

  1. Genial, una vez mas tus consejos!!
    Creo que para todo hay que tener tablas, incluso para se entrevistado y por desgracia ahora es el pan de cada día.
    Un beso muy fuerte.
    http://lepetitangels.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mari Carmen de Le Petit Angel.

      Es bueno hacer muchas entrevistas, incluso aunque no te interesen, para adquirir esas tablas sobre las que escribes.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. madre mía!! al leer tu post me he dado cuenta de las veces que me he equivocado!!jajajaja.. una, que es muy natural!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rocío, de Exquisit.

      La naturalidad hay que entrenarla también y no confundirla con la espontaneidad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Otro post de lo más acertado! El lenguaje no verbal es tan importante como el verbal.

    xoxo
    B* a la Moda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Belén, de B* a la Moda.

      Comparto tu opinión.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¡Qué bien me viene todo esto!
    Comienzo a encadenar entrevistas y un nuevo proyecto... Creo que por fin, ¡el mío! Qué entrada tan interesante estoy segura que vendrá bien a más de un@

    Un fuerte abrazo,
    Los planes de Sophie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sophie.

      Suerte en todas ellas. Te debo un e-mail.No se me olvida.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Aunque hay algunas restricciones que, menos mal, han pasado a la historia, por lo menos en la mayoría de países en Europa.

    Lo que más me ha gustado es que dieras importancia a las reglas del entrevistador, normalmente parece que no les hace falta dando la lamentable imagen de estar por encima....

    Me gusta que sigas aportando comportamientos que hacen mucha falta conocer.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, estoy barajando la posibilidad de escribir un "post" sobre los responsables de las entrevistas en las empresas, porque también cometen mucho errores. Creo que lo que escribo para el entrevistado, tanto en esta entrada como en la anterior, es aplicable también al entrevistador.

      Un beso.

      Eliminar
  6. Unos consejos buenísimos, como siempre. Besos de las três
    mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mar.

      Me alegra que te gusten te parezcan útiles.

      Três abrazos.

      Eliminar
  7. Ojalá mucha gente que está deseando encontrar trabajo, encuentre también este blog y sea lea algún capítulo. Yo he hecho varias entrevistas y ha habido veces que me han dado ganas de soltar algo como: "¡pero que estás es una entrevista de trabajo, no hagas eso!".

    De todas formas, lo del saludo por ejemplo, yo apostaría más por esperar a ver qué hacer el interlocutor. He ido a alguna entrevista pensando en estrechar la mano y el jefe me ha sorprendido estampándome un par de besos. It's Spain!!

    Ganas de crónicas salvadoreñas,

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lucía.

      Pues ya sabes, dale publicidad ;)

      Con respecto al saludo inicial, quizá se te haya pasado por alto que he señalado que la iniciativa ha de tenerla el entrevistador y corresponder al saludo que nos preste, independientemente de si es profesional o no.

      Un beso.

      Eliminar
  8. :) Me han encantado estos posts, y opino como Lucía Be, espero que mucha gente se los lea, porque aunque nunca he hecho una entrevista me han contado cada cosita...que una ya no sabe si reír o llorar. La verdad es que básicamente es tener un mínimo de modales y educación, pero tu resumen es excelente!:)

    A mí esto me lo enseñaron en 2n de Bachillerato (ufff hace algunos años ya) y recuerdo que pensé que era una de las mejores cosas que nos habían contado en la asignatura de "Empresa". Creo que sirve muchísimo haber practicado con anterioridad las entrevistas...aún así me sigo poniendo super nerviosa!(no tengo remedio!jejeje)

    Un petonett!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juliet;)

      Te respondo lo mismo que a Lucía Be: Hazle propaganda para que mucha gente los lea :)

      Cierto miedo escénico simpre es normal y el entrevistador cuenta -o debería- con ello.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. ME lo voy a estudiar bien, ahora que me toca buscar trabajo... aunque con la que está cayendo...

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lula Closet.

      Es una grata sorpresa tenerte de nuevo por aquí.
      Mucho ánimo y mucha suerte.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Muy bueno, como siempre!!! Todo es importante, pero me parece vital dominar el miedo escénico de la entrevista o aparición pública siendo consciente de la valía para el puesto y las cualidades. Sugiero que nos des unos consejos para lograrlo.
    Como curiosidad..., me contaron que Franco al dar la mano apenas la separaba del cuerpo, como además era bajito, provocaba que todos se inclinaran al dársela, con el efecto que eso provoca: se ve que era experto en protocolo.
    Y sobre las manos y gestos: he visto lo que has compartido en facebook sobre Urdangarín: los dedos de las manos ponían en evidencia sus nervios al ir a declarar, por no hablar de su demacrado aspecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anónimo.

      Me encantaría aconsejar sobre el miedo escénico, que siempre se da en mayor o menor medida, pero no soy experta en el tema. Creo que es competencia de los psicólogos.

      Muy interesante el apunte sobre Franco. Voy a ver algún vídeo para fijarme bien. Es lógica la inclinación de cabeza ante un Jefe de Estado, como la que han de realizar actualmente los varones ante S. M. El Rey, pero el resto merece análisis aparte.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Ojalá hubiese una fórmula matemática que te dijese cómo comportarte en cada momento de una entrevista… pero es que a veces te ponen tan a prueba que es difícil responder con lógica, coherencia y sencillez a la vez que intentas entender qué es lo que está buscando de ti el entrevistador: cuál será la respuesta que él quiere encontrar. Porque está claro que debemos mostrarnos francos, naturales y tal y como somos, pero si realmente queremos ese trabajo hay que hacer lo imposible por conseguirlo (siempre manteniendo una ética, por supuesto). Afotunada o desafortunadamente he pasado por varias entrevistas, y la verdad es que ha habido algunas que son para escribir un libro!!!.... todavía hoy en día me pregunto qué querían, qué buscaban, por qué sí, por qué no…

    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mario de la Renta.

      Para comportarse en la vida, ya sea en una entrevista de trabajo o en cualquier otra situación, no existen fórmulas matemáticas, sino la vida peredería su encanto.

      Creoq ue cualquiera que haya hecho alguna entrevista en su vida ha tenido esa sensación.

      ¡Vaya atracón de blog que te has dado hoy! ;)

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Hooola!!
    Que no te había visitado en toda la semna. Te doy mi 10, no te se escapa nada.
    Yo tb estoy con un comentrio con el tema del saludo, yo doy la mano por sistema en el trabajo y lo de los dos besos me pasa a veces.
    Controlar el mideo escénico es super importante. Saber vender, hablar bien son las claves...
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Anna de LA VIDA ÉS ROSA.

      Eres muy amable.

      Creo que el tema dde los dos besos nos ha pasado a casi todos y no es nada profesional.

      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Dicen q las segundas partes nunca son buenas,q poca razón hay a veces, tú te superas.
    Me lo imprimo prara aplicarlo
    Muy acertado como siempre
    Un abrazo mjose
    http://unpaseodiarioxlavida.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mariajose de Un paseo diario.

      Me alegra que te sea de utilidad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Muy útil tu post! Me lo guardo! Saludos y buen fin de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Daniel.

      Me alegra que tesea útil y que lo guardes.

      Un abrazo.

      Eliminar
  15. que buenos consejos!! la verdad es que de este post me apunto muchas cosas, como las reglas para darse la mano. Hasta ahora siempre lo hacía tan deprisa que lo único que procuraba era sonreir y mirar al entrevistador. Me encantan tus posts!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Jesús de Crímenes de la Moda.

      Me alegra que te sea útil.

      Seguro que el CEO de las bermudas te dio dos besos ;)

      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Que la gente deje de dar dos besos en el ámbito profesional, ¡por favor!. No somos primos ni amigos, ¡hombre ya!.
    Fantástico post, como siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Helena de the ROOM.

      Totalmente de acuerdo contigo, pero, por desgaracia, muchas personas se comportan en el trabajo como lo haría en un bar con sus amigos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Acabo de encontrar tu blog, que interesante y que útil!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Meimery.

      Me alegra que te guste y te sirva.

      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Buenísimo post, más de uno tendría que leerlo porque estoy segura que muchas cosas se desconocen.

    Besos
    Anna

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión. Me ayuda a crecer y a mejorar. Aránzazu.