lunes, 10 de octubre de 2011

NOVIAS A LA CABEZA. Parte I.

Si la semana pasada dejábamos abiertos el vestido y el velo (W) de la vovia para próximas entradas por su extensión, esta lo dedicaremos a coronar las cabezas de las radiantes novias con las múltiples alternativas que existen. ¿Quieres escoger bien tu tocado? ¡Vamos a ello!


Bianca Jagger / Gracia de Mónaco
Duquesa de Windsor/ Audrey Herpburn
 Opciones. Desde la antigüedad y en todas las culturas las novias han cubierto y/o adornado sus cabezas de un modo u otro. Desde los velos opacos de las culturas orientales, pasando por los ricos y profusamente bordados de la época medieval, al clásico velo blanco que conocemos hoy en todas sus facetas, hasta las opciones más modernas como los tocados sueltos o los sombreros, dependiendo del tipo de enlace. Consideraremos, pues, que las novias pueden lucir tres tipos de complementos sobre sus cabezas: Velo y/o tocado si el enlace es eclesiástico y tocado o pamela si es civil.

VELOS

Historia, significado y colores. En los países de Oriente el velo es una pieza fundamental en el atuendo de una novia. En la cultura japonesa, donde los matrimonios todavía son concertados en algunos lugares, el velo cubre totalmente a la novia de la cabeza a los pies y el novio no puede ver su rostro hasta que la ceremonia matrimonial haya concluido. En la cultura musulmana el velo significa sumisión, aunque existen diversos tipos. En la Roma clásica el velo servía para proteger a la novia de los malos espíritus y era retirado al finalizar la ceremonia para concluir con un beso, sello del compromiso matrimonial. Para más información sobre el beso pincha aquí  En la Edad Media la importancia del velo radicaba en la riqueza de su tejido, adornos y bordados. La palabra velo procede del latín “nubo”, que, en su primera acepción, significa “casarse la mujer”. Por eso el velo forma parte del atuendo de la novia. Según la tradición judeo-cristiana las mujeres debían cubrirse la cabeza en la iglesia en señal de respeto, mientras que el varón descubrírsela, significando lo mismo. De ahí que hoy día al pasar bajo techo los hombres deben descubrirse, mientras que las mujeres permanecen cubiertas. Hasta el Concilio Vaticano II las mujeres asistían a los oficios religiosos con velo o mantilla. En cuanto a los colores, no siempre han sido blancos. Ya hemos señalado que en el medioevo la importancia era la riqueza del velo y no el color, que podía ser cualquiera. Las musulmanas lo lucen negro por respeto a Mahoma; el rojo significa desafío; el amarillo simboliza el color del himen, cuyo significado se remonta a la Grecia clásica, pues Himeneo o Hymen era el dios del matrimonio; el azul claro, de tradición cristiana, recuerda a la pureza de la Virgen María. El velo blanco, tal y como lo conocemos hoy en día, hace su aparición en la Francia del siglo XVIII y se populariza en la Inglaterra victoriana, gracias al uso que hizo del mismo la Reina Victoria al contraer nupcias con el Príncipe Alberto.
Charlene de Mónaco / Duquesa de Cambridge

Tejidos. Se utilizan tres tipos en los velos para novias: el tul , la organza y el encaje. El tul de seda es el más apropiado por su transparencia y caída, deja ver el rostro de la novia de manera sutil y elegante. Este tipo de velo va rematado con encaje o con un ribete de la misma tela del vestido. La organza, que resulta demasiado pesada, no es en absoluto aconsejable, brilla y no deja percibir bien la faz de la novia y tiene demasiado cuerpo, por lo que no cae con naturalidad. El encaje, completo o en parte, puede tratarse de un velo o una mantilla. De esta última trataremos más adelante.

Velos corto o blusher / codo
Tipos de velo. Distinguimos entre seis tipos de velos: corto o blusher,  largo hasta el codo, puntas al codo, tipo capa, capilla, catedral y real. A estos podemos añadir un séptimo de raigambre española y muy de moda actualmente entre las novias: la mantilla. Si piensas contraer matrimonio canónico, tienes unas cuantas opciones donde elegir, dependiendo de la forma de tu rostro, tu altura, diseño de vestido... El velo corto o blusher: Mide entre 55 y 65 centímetros, llega hasta el hombro y se coloca en el centro de la cabeza. Es adecuado para caras rectangulares y si tiene volumen en la parte superior también para las triangulares. Queda muy bien con los trajes que llevan
Velos puntas al codo /capa o cascada
miriñaque.
El velo con largo hasta el codo: Mide unos 75 centímetros. Toca primero el codo y luego baja por la espalda hasta la cintura. Es apropiado para caras redondas si carece de volumen. Se coloca detrás del peinado, de modo que este se ve en todo momento. También puede sujetarse con un broche, si es antiguo y de herencia familiar, mejor.
El velo puntas al codo: Mide entre 85 y 125 centímetros. Ha de alcanzar las yemas de los dedos. Favorece a las caras redondas si no tiene excesivo volumen.
El velo de capa o en cascada: Es  corto por el frente y se va abriendo hacia los lados con un ligero efecto ondulado, como si fuera una capa, llegando hasta la cintura. Se sitúa en el centro de la cabeza. Resulta una buena opción para redondear las caras cuadradas. Es muy adecuado para los vestidos palabra de honor, también llamados “strapless”.
Velo capilla
El velo tipo capilla: Su largura es igual a la del vestido. Si carece de volumen embellece los rostros redondos y si lo tiene en la parte superior hace lo propio con los rectangulares.
El velo catedral: Posee dos metros y medio de cola.
Velos catedral / real
El velo real: Es el que tiene una cola “quasi” kilométrica, que puede llegar a alcanzar los ocho metros, como fue el caso de Diana Spencer el día de su boda con el Príncipe de Gales.
Tocado - guirnalda de Mademoiselle Cupcake
Todos los velos, así como la mantilla pueden ir acompañados de una tiara o una guirnalda o tocado de flores. Les aplicaremos los mismos parámetros en cuanto a formas faciales. Para los centímetros y los metros habrá que tener en cuenta la altura de la novia. Si tienes la cara ovalada estás de suerte, porque cualquier velo te sentará bien. Es de vital importancia que el velo combine con el modelo de vestido y sea del mismo color o, al menos, tonalidad. Si llevas un vestido sencillo puedes permitirte un velo bordado y al contrario.

LA MANTILLA

La mantilla tradicional. Es de origen español y católico. La puso de moda la Reina Isabel II para luchar contra las modas extranjeras. Es un velo de encajes y bordados. Por la parte delantera ha de llegar a las manos, dejando el rostro despejado y por la trasera caerá unos centímetros bajo la cadera o, en algunos casos, con picos más largos.  Aunque hoy en día existen mantillas de muchos colores, las tradicionales son: blanca, marfil y negra. La blanca y marfil sólo las pueden lucir las mujeres solteras, mientras que la negra es para las casadas y viudas. Hay excepciones, como la de la Reina de España ante Su Santidad el Papa y las mujeres en estado de buena esperanza, a las que les está permitido llevarla blanca. La marfil sirve también para ir a los toros. Como sobre la mantilla se podría escribir un libro, nos centraremos en aquellos aspectos que puedan interesarte más, a ti, futura novia.

Tejidos. Las mantillas se confeccionan con blonda, chantilly o tul.
Las dos primeras son las mejores, la tercera pretende ser una imitación de las otras. La mantilla de blonda se realiza en encaje de seda mate y va adornada con múltiples motivos florales. La de chantilly recibe este nombre, porque se elabora con encaje de esa localidad francesa. Una de sus ventajas es que el tejido es muy ligero. También lleva diversos motivos decorativos. La de tul -o imitación- se borda en tul y es la conocida como mantilla de encaje.
Mantilla y complementos
Colocar y lucir. La mantilla cubre la cabeza y los hombros en los actos solemnes. Si eres una novia tu mantilla será blanca o en tonos claros, como marfil o champán. La madrina la lucirá negra. Para más información sobre el atuendo de la madrina pincha aquí La mantilla se coloca con peina o peineta, aunque también puede ir acompañada, tal y como hemos visto antes, de una tiara o de un tocado tipo cinta. Para una novia no se recomienda lucir peineta alta. Lo más propio es que te hagas un moño bajo
Mantilla pirata
con redecilla y sujetes la mantilla a ambos lados del vestido para que esta no se vea desequilibrada. Debe encuadrar el óvalo de la cara hasta dos centímetros por encima del nacimiento del cabello e ir algo fruncida en esa parte.  Puedes sujetarla a un lado con un pequeño tocado de tipo floral o una joya antigua de familia. Se luce con un hombro cubierto y dejando caer el resto de la mantilla sobre la espalda. Los picos laterales han de caer a la altura de las manos y el tercero debajo de las caderas.
Mantillas larga / correcta
Las mantillas largas, tipo velo capilla, están muy de moda y lucen mucho, siempre y cuando prefieras saltarte el protocolo. También cabe la opción, que ha sido tendencia hace unos años, de vestirlas como en los años 20, a
modo pirata que cubren parte de la frente y cerradas al cuello, bien por la propia mantilla, bien por el vestido y recogidas con un broche. Este es el estilo de mantilla de la primera imagen del "post". Aquí tú eliges: moda o protocolo, pero recuerda que las modas pasan, la elegancia permanece.

LO QUE NUNCA DEBES HACER

1. Lucir velo o mantilla en un enlace civil.
2. No solicitar orientación sobre el peinado más apropiado para tu tipo de velo.
3. Lucir una melena suelta o semi-recogida más larga que tu velo.
4. Ponerte mantilla si no sabes llevarla.
5. Quitarte la mantilla; menos aún  si tu peinado no es para lucir.

Mientras vas dando con tu tipo de velo...¡a disfrutar!







39 comentarios:

  1. Buenos días!

    A mi siempre me han gustado más los velos largos aunque las mantillas para la madrina me parecen preciosas y super elegantes.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, un post para enmarcar que seguro que liberará de muchas dudas a futuras novias.

    Un abrazo
    Maca :)

    ResponderEliminar
  3. En mi caso, creo que optaré por una boda civil, y por supuesto, nada de velo, aunque echaré de menos copiarle a Lola Peralta su imagen de novia-perfecta-fantásma.
    Qué me dices de cómo llevó el velo? Te gustó?.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Qué barbaridad, ¡me quedo des-velado...! :)

    Toda una ciencia, la del velo nupcial; lo del velo color amarillo simbolizando el color del hímen me ha sin habla... qué peligroso es ignorar ciertas cosas -y que curioso conocerlas, en cualquier caso.-

    Como mi querida esposa se casó sin velo alguno,
    aguardo la segunda entrega para (espero) aprender los secretos de peinados, moños, recogidos y melenas sin velo.

    Besos y enhorabuenas.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!

    Respeto la tradición del velo y mantilla pero personalmente el día que me case no optaré por ninguna de estas opciones.

    Una vez, gracias por informarnos!!! ;)

    Feliz semana!!**

    P.D. No se pq mi blogroll no me actualiza tus entradas!!! :(

    Petonetss

    [ART&LIFE]
    http://theartandlife.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Yo no llevé velo en mi boda y me arrepiento!!

    Besos,
    Karen.

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    no sabia que habia tal cantidad y tantos tipos!
    yo corto tengo claro que no, pero no se si lo prefiero largo capilla o al codo!:)
    ya lo pensaré cuando llegue el momento jeje!
    UN BESO!:)

    ResponderEliminar
  8. Qué interesante!, yo soy de la opinión de que no llevaría velo porque no me terminan de gustar...no sé pero tras leerte creo que me lo voy a pensar jeje!

    Ansío por leer tu nueva entrega!

    un abrazo!

    http://loquellevelarubia.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. Gracias a todos.

    Marta, Hablando de Estilo: Sí, las mantillas son preciosas y , desde luego, una madrina gana muchísimo con una bien llevada -que no es fácil-.

    Maca: ¡Qué agradecida eres! Espero que también se prueben los velos, no sea que luego el de la foto no les quede bien ;)

    The Room y Cristina Art & Life: Desde luego para una boda civil nada de velo y, si es religiosa, depende del gusto y la personalidad de la novia. No hay cosa peor que una novia disfrazada. No es el caso, en mi opinión, de Lola Peralta, de la que acabo de repasar su look de arriba a abajo. Llevaba un velo capilla en tul de seda, si no me equivoco, de los más discreto y elegante. Le quedaba de lujo con ese maravilloso vestido. Eso sí, mucho dinero, pero no sabe ir del brazo del novio ni llevar el ramo de tallos largos.

    Alejandro: Es interesante saber de dónde vienen las cosas. Tiene su sentido que el dios del matrimonio fuera Himeneo y demuestra la importancia de la unión conyugal y la virginidad desde la cultura clásica. Por supuesto, habrá tocados y sombreros.

    Candy Lane: Una hace las cosas en su momento por algo y ya está. No es algo como para arrepentirse. Ve a los toros con mantilla y te desquitas :)

    Juliet: Me parece que eres muy joven, así que te sobra tiempo para probártelos todos -hasta los cortos- y decidir.

    Cristina: Eso se decide sobre la marcha, creo yo. Gracias por esperar con ilusión la próxima entrada.

    Abrazos a todos.

    ResponderEliminar
  10. Genial!
    Desde luego un post ideal para futuras novias, les resuelves todas las dudas!
    Yo si algún día me caso creo que me decantaría por un tocado o por una mantilla en plan pirata, me encanta como queda, pero bueno, eso es lo que pienso ahora :)

    Besitos guapa!

    ResponderEliminar
  11. Qué dificl elegir! a mí me gusta el peinado y el detallito que llevaba Cahrlenne de Monaco!

    Besos.

    http://cronicasdemiarmario.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  12. Como disfruto leyéndote!!
    Cuentas cosas interesantísimas y curiosísimas!!
    Alucinadita me has dejado con las referencias mitológicas, que el amarillo simbolice el color del himen!!
    A mí concretamente me gusta el velo mantilla como lo llevaban en los años 20, de encaje con sus terminaciones de puntilla, me encanta, aunque me sienta como un tiro, por eso opté en mi boda por llevar el sombrero cloche de los años 20, que también me encanta y me sienta mucho mejor. Llevaba el velo de tul desde la nuca como una larga coleta de quita y pon, ya que me quedé con el sombrero puesto toda la boda.
    Para una boda diferente, me gusta mucho la pamela como la llevó Bianca Jagger.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Juro que intento seguirte pero tu sección de seguidores siempre da error. Pero te he añadido a mis favoritos q es lo q importa para poder leerte con frecuencia,porq la verdad tus post son dignos de la mejor de las revistas!!Me has dejado alucinada nuevamente
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  14. Hola, no conocía tu blog, pero cotilleando un poco creo que me vas a ver mucho mucho por aquí!! ;)
    te invito a que te pases por el mio y a que me sigas si te gusta!!

    un besito;Claire.
    c.o.c.o.
    http://lookingforthestyle.blogspot.com

    ResponderEliminar
  15. Gracias a todas (hoy todo mujeres).

    P. y Crónicas de mi armario: Doy algunas orientaciones. La elección ha de hacerse con el vestido, lo que te favorece, el tipo de boda, tu personalidad... Charlene de Mónaco estuvo muy acertada con su tocado joya y su velo catedral en tul de seda.

    Mariló Mascuñán: Y yo disfruto leyéndote a ti; ya lo sabes. La mitología es fascinante y realmente sorprendente. Me has encantado de novia. ¿Puedo pedirte el favor de que me prestes unas imágenes tuyas de novia para el siguiente "post" -irían, por supuesto, con enlace a tu blog-. Cumpliste con el protocolo como tiene que ser, sin quitarte el sombrero. ¡Olé!

    Dina: Ya lo siento. No te preocupes, es un problema de Blogger. También sucede a veces con los comentarios. Me alegra que te gusten y te sirvan mis entradas.

    Claire Vázquez: Me alegra te guste. Visitaré tu blog en cuanto pueda.

    Abrazos a todas.

    ResponderEliminar
  16. Boon dia!!
    No tenia ni idea de tops els tipus de vel. Jo em vaig casar pel civil i tenia clar que no és pot portar vel.
    El vel resulta preciós, armoniós i molt elegant.
    ptonas

    ResponderEliminar
  17. Aunque reconozco que velos y mantillas son preciosos, últimamente me decanto más por novias un poco más arriesgadas con tocados....

    Por cierto, estoy de sorteo en mi blog. Te espero....

    http://ilovepinkcarpet.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  18. Hola querida!:)
    mi email está en mi perfil completo, pero te lo dejo aquí escrito: immetadou@hotmail.com

    Un beso y gracias por tus preciosas palabras!!

    ResponderEliminar
  19. Sin duda... una opción para cada tipo de novia... Buen post! xx

    Saludos desde:

    What's trend*?-Personal Shopping

    ResponderEliminar
  20. Gracias a todos.

    LA VIDA ÉS ROS: Sí, ja ho sé i estaves preciosa. Comparteixo la teva opinó sobre els vels.

    The Pink Carpet: Con el velo se llevan tocados y si quieres conocer más a fondo cómo lucirlo solo en tu boda, lo podrás encontrar en mi próxima entrada.

    Juliet: Eres muy amable. No lo encontraba. Disculpa. Ya te escribo.

    Whatstrend?: Efectivamente, como corresponde. En la próxima entrega tocados y sombreros.

    Abrazos a todos.

    ResponderEliminar
  21. esta fenomenal toda la informacion..sobre todo ahora que las novias llevan cada vez más tocados!!larga vida al velo??
    PM

    ResponderEliminar
  22. Enhorabuena de nuevo por el post, mucho y buen trabajo como siempre; en esta ocasión poco puedo decir porque no me tocará llevar velo ni mantilla en la boda, pero seguro que he aprendido de nuevo muchas cosas.

    ResponderEliminar
  23. Un post fantástico, como siempre!!! yo no soy muy de complementos en la cabeza, yo llevé una flor natural pero porque me convencieros...si por mi hubiera sido... y los velos tampoco me gustan, soy así de rara...jejeje

    mil besos

    ResponderEliminar
  24. Gracias a todos.

    Petite Mafalda: Hay mucho donde elegir. La semana que viene trattaré sobre tocados y sombreros.

    Anónimo: Me alegra te guste, aunque, en esta ocasión, no te sea útil a nivel práctico.

    Olatz, elVestidordeCarlota: Cada una es como es y lo más importante es que una novia se sienta cómoda con lo que lleva. No sabía que estabas casada; pareces muy jovencita.

    Abrazos a todos.

    ResponderEliminar
  25. No me gustan nada los velos... Me parecen super horteros...Pero, para gustos!
    ciao!

    ResponderEliminar
  26. jo Aranzazu, cómo te lo curras!! muy bien!! cada día mejor :)

    ResponderEliminar
  27. Gracias a todas.

    Anatxu: Efectivamente, para gustos los colores y los velos.

    Bohemian&am;Co: Hago lo que puedo e intento mejorar. Eres muy amable. ¿Y mis fotos?

    Abrazos a todas.

    ResponderEliminar
  28. Me ha encantado el blog , he leido bastantes post, además el tema de las novias me encanta :)
    saludos!

    http://imagenesinspiracion.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  29. Gracias, Kate_3000.

    Me alegra que te guste y espero te sea útil.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Siempre aprendiendo cosas :)
    A mí la verdad que sí me gustaría llevar velo.

    ResponderEliminar
  31. Guau... menudo trabajo de documentación. Enhorabuena Aránzazu. Te enlazo desde el Facebook!

    ResponderEliminar
  32. Le voy a decir a una amiga que se casa en breve que te lea.

    Bss

    ResponderEliminar
  33. Tules, velos, encajes... Me encantan.

    Zepequeña.

    ResponderEliminar
  34. Gracias a todas.

    Miss A: Me alegra que te sirva. El velo es muy elegante.

    Leticia Blanco: Una hace lo que puede. Gracias por enlazarme, aunque yo no lo he visto. ¿Es normal?

    Lula Closet: Gracias por hacerme publicidad. Espero serle de ayuda.

    Zepequeña: Son tejidos maravillosos y tú eres una artista.

    Abrazos a todas.

    ResponderEliminar
  35. Me ha encantado el artículo. Yo llevaré uno de 3'5m. de largo con reborde de encaje (complementando un vestido liso), pero no sé en qué momento me lo tengo que quitar. http://mycutebride.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, M Luisa.

      En principio el velo no se quita hasta pasado el almuerzo o incluso el primer vals. La mantilla nunca. Yo creo que en tu caso, tratándose de un velo tan largo, tienes varias opciones: para el almuerzo usándolo como chal si tu vestido es sin mangas; tras el almuerzo; pasado el primer vals. Todas son acertada, pero la más correcta es la última.

      ¡Enhorabuena por tu boda!

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Me veo incapaz de bailar nada con tres metros y medio de tul, así que optaré por quitármelo después del almuerzo. Es curioso, siempre había visto a las novias quitárselo al salir de la iglesia. Llevo una chaqueta para cubrirme en la iglesia ¿se aplica la misma norma o me la puedo quitar antes?

      Eliminar
    3. Has visto eso en muchas novias, porque, por desgracia, se tiene poco conocimiento de estos temas y la gente hace lo que ve o incluso trata de innovar sin pararse a pensar si lo que hace es lo correcto o no.

      Es lógico que un velo tan largo te resulte incómodo bailar.

      Es evidente que estar en una iglesia y en un almuerzo son circunstancias y lugares diferentes. Lo más correcto, puesto que llevas un palabra de honor, como me has comentado en otro lugar, y al tratarse de un almuerzo formal es mantener la chaqueta. No obstante, si esta te da mucho calor, puedes substituirla por otro tipo de complemento que te cubra un poco los hombros y ya desprenderte de él para el baile.

      Un abrazo.

      Eliminar
  36. ¡Menuda clase magistral sobre velos! Este post queda más que fichado :D Una gran ayuda para nuestras seguidoras, sin duda.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión. Me ayuda a crecer y a mejorar. Aránzazu.