lunes, 13 de febrero de 2012

LAS FLECHAS DEL AMOR

Las fechas y las flechas se prestan a redactar una entrada sobre el conocido Día de los Enamorados, sus orígenes y tradiciones y felicitar a todas las parejas que se aman y comparten este día  a lo largo y ancho del mundo. ¿Quieres saber por qué se celebra? Acompáñame en este relato.


San Valentín
San Valentín. En torno a su figura existen varias leyendas, donde se entremezclan el personaje histórico con la fabulación humana y su transmisión a través de los siglos. Hay dos versiones que tienen más fuerza. De San Valentín se dice que fue sacerdote en el siglo III d.C., siendo Emperador de Roma Claudio II, conocido como perseguidor de cristianos por su afán de ser deificado. Se dice de él que estableció un edicto que prohibía el matrimonio de los jóvenes, considerando que estos rendían mejor en las batallas si carecían de compromisos matrimoniales y familiares. La leyenda cuenta que Valentín ejercía de ministro de la Iglesia, en secreto y bajo el rito cristiano, en las bodas de las parejas de jóvenes enamorados. Llegando estas noticias a oídos del Emperador, este mandó encarcelar a Valentín y renunciar a su Fe. Valentín se mostró firme en ella y, al ser un hombre docto, fue solicitado por su carcelero, de nombre Asterius, para que enseñase a su hija Julia, que era ciega. Valentín instruyó a la niña en Historia, Ciencias, Aritmética, así como en Doctrina Cristiana, además de curar su vista en nombre de Jesucristo. Tras este hecho, Asterio, junto con toda su familia, se convirtió al Cristianismo. El Emperador mandó ejecutar a su preso, que fue decapitado un 14 de febrero. Sobre su tumba, cuenta la leyenda, se plantó un almendro. De ahí que este árbol en flor sea considerado como el del amor. Sus restos se conservan en la Basílica italiana de Terni que lleva su nombre. Cada 14 de febrero en esta iglesia, muchas parejas, que van a unirse en matrimonio ese año, acuden para sellar su compromiso. La festividad de San Valentín fue establecida oficialmente por el Papa Gelasio I a finales del siglo V d. C. y dejó de tener carácter obligatorio en 1969. La Iglesia Católica, debido a la legendariedad de sus orígenes, decidió no celebrarla, aunque San Valentín continúa formando parte del santoral.
Fiestas lupercales
Otra versión muy extendida es la cristianización de las fiestas paganas en honor de Lupercus o Faunus según la tradición romana. Siendo Lupercus, con forma de cabra, dios de pastores y mito de la potencia sexual, en su gruta, de mombre Lupercal, se sacrificaban animales en su honor, especialmente cabras, a mediados del mes de febrero de cada año. Los jóvenes, cubiertos con las pieles de los animales muertos, perseguían a las doncellas que serían sus compañeras durante ese año. La Iglesia Católica substituyó esta fiesta por la de San Valentín.

Eros en cerámica griega
Cupido en escultura romana de Elche
Eros y Cupido. Eros era el dios griego que representaba el amor, adoptado por los romanos bajo el nombre de Cupido, hijo de Marte -dios de la guerra- y de Venus -diosa del amor-. Representa el amor humano con su búsqueda de equilibrio entre el amor, la lucha, la tragedia y el dolor. Hay muchos mitos alrededor de su figura, representada por la de un niño alado, con los ojos vendados y portador de un arco con flechas. Se trata de un ser, del que no quedan claras su benignidad o malignidad. Suele aparecer representado a veces sobre la figura de un delfín. Algunos mitos cuentan que Venus, temiendo la cólera de Marte, abandonó a Cupido en el bosque, donde las fieras cuidaron de él. Fue allí donde se proveyó del arco. Al regresar junto a su madre, esta le regaló un arco nuevo con flechas de dos tipos: unas, con la punta de oro -transportadoras del amor- y otras con la punta de plomo -encargadas de repartir el olvido y la ingratitud del corazón o el desamor-. Sus flechas no podían herirle a sí mismo.
Cupido mosaico romano en Mérida y Cupido hoy
Cupido era considerado hermanastro, por parte de madre, de Himeneo -Dios del matrimonio; si quieres conocer tradiciones nupciales relacionadas con Himeneo, puedes pinchar aquí, por lo que el matrimonio es asociado a la pasión. Hay muchos mitos sobre el personaje de Cupido, como su historia de amor con Psique, por ejemplo, pero no me extenderé más. Basta saber con que esta es la imagen de Cupido que ha permanecido hasta nuestros días y que se asocia, al igual que San Valentín, al Día de los Enamorados.

Tarjeta de San Valentín o Valentine's card
Tarjetas de felicitación y regalos. El origen de las tarjetas de San Valentín también es legendario. Unos lo atribuyen a una supuesta carta de despedida que San Valentín escribió a su pupila Julia antes de acudir a su martirio, en la que firmaba "de tu Valentín"; algunos incluso señalan que el santo se enamoró de la joven y le escribía cartas con más frecuencia. Otra de las tradiciones hace referencia al Duque de Orleans, quien, durante la Guerra de los Cien Años (1415 - 1429) fue hecho prisionero por los ingleses y encerrado en la Torre de Londres. Cuentan que desde allí escribía cartas y poemas a su esposa, que firmaba como "tu Valentín". Una de estas tarjetas se conserva hoy en el Museo Británico. Es en estos países en los siglos XVIII y XIX cuando la costumbres de felicitar y regalar el Día de San Valentín cobran auge. Su máximo apogeo se produce en Estados Unidos a partir de 1840, año en que Esther A. Howland realiza la primera postal de San Valentín destinada a su venta masiva. Fue también ella misma quien ideó las conocidísimas cajas de bombones con forma de corazón que han perdurado hasta nuestros días.

Sant Jordi
Tradiciones culturales. Aunque es Estados Unidos el país con más tradición por esta fecha, también es cierto que se ha extendido por todo el mundo y que, o bien, sus costumbres son imitadas, o bien existen otras culturas donde albergan sus propios usos el 14 de febrero. Aunque lo clásico y tradicional es regalar rosas rojas -para conocer cuándo y cómo regalar flores y el significado de las mismas, pincha aquí-, bombones y peluches en forma de corazón, hoy en día se está innovando mucho en el arte del regalo, especialmente cuando se trata de esta fecha. Hay tradiciones muy curiosas en Gran Bretaña, Italia, País de Gales, Dinamarca, Noruega, Japón, Australia y los países latinoamericanos. Si comenzamos por nuestra propia casa, en España hay Comunidades donde no es costumbre celebrar el Día de los Enamorados por San Valentín. En Cataluña se celebra Sant Jordi -para conocer más sobre esta tradición, pincha aquí- y en Baleares se hace lo propio con Sant Jaume. En Gran Bretaña e Italia la tradición invita a las mujeres solteras a asomarse a la ventana al amanecer del 14 de febrero con la intención de ver pasar a un caballero, el primero, que acabará siendo su esposo. En Gales se regalan cucharas de madera con la inscripción "libera mi corazón". En Dinamarca se regalan flores, pero no rojas sino blancas, que asemejan los copos de nieve tan frecuentes por esos lares en tal fecha. Los países nórdicos aseguran que los cisnes se aparean a mediados de febrero y que, por este motivo, se celebra el Día de los Enamorados el 14 de febrero. Para fortalecer su amor los japoneses enamorados acuden al Monte Fuji, donde hacen sonar tres veces consecutivas la denominada campana del amor mientras dicen el nombre de la persona amada. Durante las excavaciones de oro en Australia era costumbre regalar valiosas piezas de este metal a las amadas. Ahora que, como sabéis, me encuentro residiendo temporalmente en El Salvador por motivos de trabajo, he descubierto que aquí el 14 de febrero se celebra el día del amor y la amistad y que se venden tarjetas de felicitación dirigidas a todos los miembros de la familia y seres queridos. De igual modo sucede en el resto de Latinoamérica. Curiosamente, en Colombia se celebra en septiembre -creo que por razones comerciales-.

LO QUE NUNCA DEBES HACER

1. Felicitar a la esposa de otro.
2. Declararte a una persona comprometida.
3. Regalar a alguien de rango superior, que podría hacerte favores en el futuro.
4. Ofrecer flores inapropiadas.
5. Pasarse de original si no conoces bien a la otra persona.

Esta semana, tanto si celebras como si no, toca amar, ser amado y...¡disfrutar!

28 comentarios:

  1. Ja, ja, ja... ¡qué gracioso el post de hoy! Ya se respira San Valentín en el ambiente... =)
    ¿Qué tal va todo por allí?
    Três bss
    Mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mar.

      Muy bien por aquí, muchos corazones y cupidos ;)

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Aránzazu!!me ha gustado tanto el nombre de tu blog que aquí estoy!!!!!!preciosa historia de San Valentín""!!!
    te seguimos!!!bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias porque te guste y por seguirme.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hooola!!
    Jo no celebro st.Valentí, xo l´història sempre m´ha fet gra`cia.
    Ptoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo tampoco lo celebro, però sempre és interesant conèixeir les tradicions.

      Una abraçada, Anna.

      Eliminar
  4. ¡Muy útil! Como todos tus post... Viene bien saber el origen de las cosas.
    ¡Y lo que me he podido reír con el "lo que no debes hacer"! :)

    ¡Besitos!
    milowcost

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen (¡Le quitaste la "k"!).

      Me alegra te haya gustado y hecho reír.

      Besos.

      Eliminar
  5. Muy buena explicación, pues nada celebremos San Valentín.
    Feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tránsito Inicial.

      Yo, en realidad, no lo celebro, pero tal y como le comento a Anna de LA VIDA ÉS ROSA, siempre resulta interesante conocer de dónde vienen las costumbres.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. muy bueno el post de hoy... san valentin quedan horas jeje
    Un besito

    ResponderEliminar
  7. Qué interesante los posibles orígenes. Me ha gustado más la primera historia. :))
    xoxo
    B* a la Moda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Belén de B* a la moda.

      A mí también me gusta más la primera.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Mucho mejor disfrutar del amor que pensar en regalos, ¿no?.
    Qué gracia la lista de "lo que no debes hacer". Felicitar a la esposa de otro en primer lugar, me parece lo suyo.
    Feliz día y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Helena de The ROOM.

      Absolutamente de acuerdo. De hecho, el amor ya es un regalo, el más preciado.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Qué útil leer este post, creo que hay veces que nos olvidamos de los orígenes de días como estos.

    Love is in the air!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maïder o Sophie.

      Conocer los orígenes y las tradiciones es fundamental para saber por qué somos como smos y celebramos lo que celebramos.

      Un abrazo y ojalá siempre Love is in the air! Me encanta esa canción.

      Eliminar
  10. Me gustaría saber porque casi nadie lo celebra. Seguramente porque creemos que es un invento comercial sin conocer los verdaderos orígenes. ¿Entonces, porqué celebramos el día del Domund o del Cáncer o tantos otros días y el Amor, que es lo que debería mover el mundo, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Amaya.

      Me ha gustado mucho tu reflexión.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Qué completo el post, vamos como para olvidarlo... Lo gracioso, entre comillas si se quiere, es lo de "no felicitar a la esposa de otro"... Que nunca está de más recordarlo :-)))

    Sergio y Cristina&Mageritdoll

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sergio y Maragarita de La Maison de Margetitdoll.

      Efectivamente, con los tiempos que corren, nunca está de más recordar cuestiones básicas.

      Dos abrazos.

      Eliminar
  12. Muy interesantes los datos históricos: hay muchas tradiciones católicas que son cristianizaciones de costumbres paganas. Entre otras cosas, esto muestra que antes de que llegara al mundo la Religión Católica ya existían tradiciones humanistas muy profundas, que se expresaban de diversas maneras, como se podía entonces.
    Hay mucho de comercial. En Latinoamérica "copian" bastante de Estados Unidos: todo muy dulce, muy rosa y muy hortera.
    Enhorabuena por esta nueva entrada!

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Anónimo.

    El ser humano ya porta esa semilla de trascendencia, que luego puede ser manifestada a través de diferentes credos.

    En una sociedad capitalista toda festividad se vuelve consumista: Es el precio que hay que pagar o desvincularse.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. La verdad es que me ha costado ponerme al día con tus posts (sigue sin actualizarse en bloglovin, por cierto…), pero ya con este creo que por fin lo consigo!!!. Pues yo estaba convencida de que, básicamente, San Valentín lo había creado El Corte Inglés… jajaja. No sé, hace unos años la única tradición que yo conocía era que si estabas enamorado, tenías que ir vestido con algo rojo ese día. Debo reconocer que esa pequeña costumbre me gusta bastante más que la de regalar (o ser regalada) flores, bombones o peluches…

    Un saludo,

    Mario de la Renta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Violeta de Mario de la Renta.

      Soy consciente de que mis actualizaciones no aparecen, pero voy a aprovechar a los informáticos de la Universidad de aquí para que me ayuden a solucionarlo.

      De muchas festividades pensamos que han sido creadas por los grandes almacenes para tener una nueva excusa para vender, pero no; en realidad, la mayoría de las fiestas ya existían y los expertos en marketing las aprovechan para incrementar sus ventas. Siempre se puede celebrar una fiesta sin regalar o teniendo tan sólo un pequeño detalle. Es cuestión de opciones. Sucede lo mismo con otras fechas señaladas.

      Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por dejar tu opinión. Me ayuda a crecer y a mejorar. Aránzazu.